SEX: La boutique londinense que le dio vida al punk.

Todo comenzó en una tienda que llevaba el nombre de Paradise Garage en 1969, en la calle King’s Road 430 de Londres. Malcolm McLaren, junto a un amigo de la escuela de arte, Patrick Casey, abrieron su tienda detrás de Paradise Garage. Allí se dedicaban a vender indumentaria, discos de rock y cachivaches de los años 50s. Al año 1971 el dueño del recinto renunció y McLaren junto a su compañero se adueñaron del local, cambiándole el nombre a Let It Rock.

La tienda pasó a tener una fachada con metal corrugado y con LET IT ROCK escrito en mayúsculas, en esta etapa se suma Vivienne Westwood, quién más adelante le daría toques de transgresión a la tienda. Mientras que en ese periodo se dedicaban a vender ropa de segunda mano y vestuario inspirado en el movimiento subcultural de los años 50s que eran los Teddy Boys, diseñados por McLaren y Westwood.

Malcolm McLaren, fundador de Let It Rock.

El año 1973 la tienda cambia tanto por dentro como por fuera, tuvieron un par de remodelaciones y pasaron a llamarse Too Fast To Live, Too Young To Die. En cuanto a cambios en su estética de vestuario, siguieron guiándose bajo la subcultura Teddy Boys, aunque se inclinaron más hacia el BDSM, agregando cuero y cremalleras.

Ya para el siguiente año, en 1974, Too Fast To Live, Too Young To Die pasa a ser lo que revolucionó y escandalizó a King’s Road y a Londres completo. Malcolm McLaren y Vivienne Westwood, cambiaron el nombre de la boutique a SEX, un nombre corto pero agitado y provocador. En el frontis de la tienda se podía ver su nombre en grande con letras color rosa.

Pamela Rooke en la puerta de SEX, quien en ese entonces atendía el local.

Esta etapa fue una de las más importantes, ya que automáticamente se convirtieron en la tienda más transgresora de Inglaterra, además que agregaron a sus ventas elementos mucho más controversiales, como poleras con estampados pornográficos, mensajes irónicos y elementos fetichistas, una manera para Westwood de protestar contra las buenas costumbres.

Un grupo de amigos visitaban frecuentemente SEX, tenían una banda de música pero no muy constituida, McLaren era su manager y se dedicaba a asesorarlos tanto en lo musical como en lo estético, dicha banda pasó a llamarse Sex Pistols, quienes se vestían con ropa de la tienda. SEX en ese entonces era atendida por Pamela Rooke.

Aquí comienza todo, Sex Pistols se transforma en la banda pionera del punk, todos los rebeldes de Londres querían vestirse con el vestuario de los integrantes de la banda y compraban sus prendas en SEX. Y es así como comienza la subcultura que hasta el día de hoy sigue vigente. #PunkIsNotDead

SEX cambió su nombre en el año 1976 y paso a llamarse Seditionaries. Hubo una serie de cambios y llevaron aquel título hasta 1980, en esa época los diseños se vendían también en la tienda Boy ubicada en la misma calle y donde se promulgaron también los diseños de Westwood.

Seditionaries cerró en 1984, pero volvió a abrirse a fines de los 80’s, renombrándose nuevamente, la tienda se tituló World’s End, cuyo nombre es el que podemos ver hasta el día de hoy en 430 King’s Road, Londres.

Era una época de crisis mundial, Inglaterra pasaba por un periodo de desempleo y todo esto repercutía en las juventudes de aquel entonces, muchos querían manifestarse a través de la rebeldía y protestar de la manera que fuese su desacuerdo con el mundo y qué mejor que revelarse mediante el vestuario.

La tienda World’s End en la actualidad.
Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *