Riot Grrrl: Feminismo y punk revolucionario

En los años 50 predominaba el fenómeno pop a cargo de Elvis Presley, en los 60 los beatles causaron furor en el mundo entero dejando un legado en la música que hasta el dia de hoy se mantiene presente. Durante décadas han existido bandas masculinas con una legión de fans femeninas, las “groupies” eran mujeres oportunistas e irracionales, las cuales mantenían relaciones sexuales siendo utilizadas por los artistas. Este fenómeno explotó en los años 80, en donde el machismo predominó en todo su esplendor, mostrando videos hipersexuales, en donde el cuerpo de la mujer era solo un objeto.

En su deseo de cambiar al mundo el punk se presentó como un movimiento integrador, que alentaba a hombres y mujeres a pasar de ser objetos y simples números a ser personas con opinión y crítica en la sociedad.

A mediados de los años 90, como reacción al machismo y sexismo encubierto en el punk, nació el movimiento Riot Grrrl. Este movimiento se caracterizó por ser profundamente político siendo una revolución cultural juvenil que se manifestó en una época en dónde la política era bastante dura en EEUU y Gran Bretaña. Fue un movilización que exigió al estado que se avanzara en proyectos pro-mujer, los cuales se estancaban o simplemente no se legislaron.

El movimiento Riot Grrrl fue pionero en crear un escenario musical que informara y al mismo tiempo fuera completamente rock, presionando con sus letras agudas contra el capitalismo y el patriarcado, creando una democracia de tipo participativa.

 

La llamada tercera ola del feminismo pasó por entender que no existe un modelo de mujer si no que existen muchos y todos totalmente diferentes, formadas por circunstancias sociales, personales, espirituales o condicionadas al lugar donde nacieron. Fué precisamente en ese punto, en el que las Riot Grrrls destacaron y pusieron de manifiesto que el punk, el rock, el hardcore y el heavy metal también son lugares para mujeres.

Lograron moverse en un mundo completamente masculinizado, misógino y con cierta tendencia a posiciones machistas y lo hicieron suyo. En sus letras tocaron temas que conciernen específicamente a mujeres, creando comunidad entre ellas y al mismo tiempo dieron a conocer temas tabúes en esa época, como por ejemplo el abuso sexual, el acoso, la desigualdad de género, la homofobia, el empoderamiento femenino y las nuevas formas de sexualidad desde una perspectiva feminista.

 

La mayor exponente del movimiento fue Kathleen Hanna, líder de bikini kill quienes fueron las que le pusieron sonido a Riot Grrrl, un sonido duro, potente, tal como lo que querían dar a conocer al mundo, Kathleen fue defensora de los derechos de las mujeres y los derechos humanos en general. En el año 1991, las chicas de bikini kill lanzaron un manifiesto en su fanzine, el cual enumeraba los principios del movimiento, este es un extracto:

 

  • Porque queremos hacerlo más fácil para las chicas: el hecho de ver y escuchar el trabajo del otro, para que podamos compartir estrategias y criticar o aplaudir a otros.
  • Porque vemos el fomento y el apoyo a escenas de las mujeres y artistas de todo tipo como parte integral de este proceso.
  • Porque odiamos al capitalismo en todas sus formas y ver nuestro principal objetivo como compartir información y mantenerse con vida, en lugar de obtener beneficios de ser cool de acuerdo a las normas tradicionales.
  • Porque creemos con todo nuestro corazón, mente y cuerpo que las mujeres constituyen una fuerza de alma revolucionaria que puede y va a cambiar el mundo real.

La desintegración de la banda Bikini Kills fue el término del movimiento Riot grrrl en el año 2001. Debido al capitalismo que siempre a estado de la mano del patriarcado, hubieron innumerables intentos de esconder el movimiento social. La creación de las bandas envasadas como Spice Girls quienes capitalizaron y domesticaron el Girl Power, transformando de esta manera toda una lucha en un producto masivo más.  

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *