MADGE: POP CAÓTICO QUE ENTERNECE.

Por: Marcelo Cardespi

Ella misma define su música en términos de “como si un gato te mordiera para, luego, lamer la herida que te provoca al sangrar”. Se trata de algo así como “SACCHARINE ASSAULT”, un término utilizado en el inglés los que tienen por costumbre usar los medios para referirse a su proyecto como solista.

Tras su primer single FIGHT OR FIGHT CLUB, ocurre como si todo ese momento diera paso al indie musical que se había perdido en el 2000, volviendo con una fuerza multiplicada con tal inteligencia que pone tus sentidos al máximo y te llevan a un subidon de alegría, sin que sea necesaria la ayuda de alguna píldora para entender su música casi psicodélica, con inspiración celta. 

Su talento es tal, y tan bien reconocido, que produce, escribe y colabora con diferentes bandas y artistas de renombre, como KASKADE, en la canción FUN, y la banda a la que pertenece NEW SHACK. Su estilo personal entra en la categoría TOMBOY, HIPSTER y SWAG, desde buzos con stilettos a vestidos simples, pero con un toque transgresor fashionista, o con ropa más simple (oversize y masculina) que entra muy bien a esta generación millennials.  

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *