La fugaz historia de Cash Askew

“Them Are Us Too” fue una banda de dream-pop gótico proveniente de California, el dúo fue conformado por la vocalista Kennedy Ashlyn y su compañera Cash Askew, quien siempre se identificó como transgénero. La banda constantemente hacía apología de su fuerte militancia en contra de la misoginia, el racismo, la homofobia y la transfobia, tanto en sus shows en vivo como en sus plataformas digitales. Cash Askew constantemente escribía en sus redes sociales acerca de su condición de transgénero, ya que muchos se referían a ella con un adjetivo masculino ya que su look no era precisamente “el de una mujer”, sólo pintaba sus labios de negro y delineaba sus ojos acorde a su look post-punk, pero de ahí no pasaba, por lo que recurrentemente Cash decía “No soy un chico”.
La banda editó su primer álbum “Remain” a través de Dais Records, del cual se desprenden sencillos como “Eudaemonia” o “The Problem With Redheads”, que se destacaban por su suavidad y calma musical, a lo que se sumaba la dulce voz de Kennedy que muchas veces se hacía difícil de descifrar. Them Are Us Too desarrolló una serie de conciertos que recorrió principalmente distintas localidades de Estados Unidos, entre los cuales estaba un concierto de música electrónica y fiesta rave en una bodega conocida como Oakland Ghost Ship, que fue convertida en una sala de eventos artísticos y hogar de colectivos de artistas ubicado en Oakland, California; el evento se llevó a cabo el 2 de diciembre del 2016 con bastante éxito y concurrencia. Aproximadamente a las 11.30 pm de esa noche se desató un incendio en el lugar, que no contaba con aspersor contra incendios en la bodega, y tampoco se hallaron detectores de humo. Al entrar en el edificio, los bomberos encontraron que estaba lleno de muebles, obras de arte y maniquíes que les dificultaron el paso, y al parecer la única salida del segundo piso era una escalera improvisada hecha de paletas de madera, la cual fue rápidamente consumida por el fuego, atrapando a varias personas en el segundo piso.
El incendio fue considerado el peor en la historia de la ciudad de Oakland y dejó a más de 33 personas fallecidas, entre ellos Cash Askew, quien sólo tenía 22 años al momento de su muerte. “Su muerte supone una pérdida tremenda de la que probablemente nunca nos vayamos a recuperar del todo”, declaró el equipo de Askew, así como su compañera de banda Kennedy, que corrió con mejor suerte y sobrevivió a la tragedia. En junio de este año fue lanzado “Amends”, un álbum realizado por Kennedy Ashlyn, el padre de Askew y su esposa, quienes terminaron los demos que Cash y su compañera habían realizado antes de la tragedia, con lo cual se le puso punto final a la banda con una especial dedicatoria. Actualmente su cuenta personal de Facebook tiene la frase “En memoria de”, junto a una publicación del mismo día del incendio y sus fotos con su particular estilo gótico; probablemente faltaron años para hacer más cosas pero Cash Askew dejó una pequeña huella con su música y su especial manera de pensar.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *