Jane Howarth la artista taxidermista que juega con lo grotesco, la seducción y repulsión

Por décadas artistas han experimentado con la estética de lo grotesco.  El Bosco, Leonardo da Vinci, Francisco de Goya, James Ensor, Paul Klee, Pablo Picasso, Otto Dix, Willem de Kooning y Francis Bacon son todos artistas que han utilizado el elemento grotesco en alguna medida en sus obras, representando figuras deformes, muchas veces inentendibles, casi sacadas de lo más profundo de las mentes de los artistas y su visión distorsionado del mundo.

En las últimas décadas del siglo XX se puede apreciar cómo el arte grotesco ha ganado terreno en todas las corrientes artísticas. Para muchos, en la cultura contemporánea, la verdad reside en lo traumático y en el tema abyecto del cuerpo doliente o mutilado.  

Actualmente podemos encontrar esta tendencia en fotografía, pintura, escultura e incluso en una práctica tan distinta como lo es el arte de la taxidermia.

Jane Howarth es una artista graduada de la escuela de arte de Winchester y a sido docente durante años en en la universidad para las artes creativas en Londres. La fascinación de Howarth por la taxidermia nace desde pequeña en una visita a una casa de una coleccionista de objetos extraños, habían desde peluches deformes hasta jarrones con criaturas en su interior. Desde entonces se convirtió en una coleccionista compulsiva de la taxidermia y lo extraño y curioso, “Me siento particularmente atraída por los animales rechazados (ranas hinchadas, pájaros carroñeros, cabras pigmeas, conejos blancos de piel en escabeche) que nadie compra en las ventas de botes, subastas u ofertas en Internet. Mi trabajo es un intento de transformar las criaturas sucias en piezas de museo extrañamente bellas”.

“He desarrollado un deseo de crear un trabajo que trate los complejos problemas que rodean la relación del hombre con la muerte y los animales. No veo un animal muerto como repugnante u ofensivo aunque quizás el pensador promedio sí. Aprecio la maravilla y la belleza del mundo natural tanto en la vida como en la muerte “.

El trabajo que realiza Jane Howarth a sido tildado como repugnante, antinatural, causando rechazo y admiración en el mundo del arte. La artista intenta crear una concientización con su serie llamada “bonne bouche” la cual busca enseñar cómo por causa de contaminación de fuentes químicas, radiactivas, derrames de petróleo y desechos marinos están matando a miles de aves marinas. Las joyas representan una crítica social sobre cómo el ser humano ha tomado productos de la naturaleza para enriquecerse a sí mismo de manera narcisista incluso descartando estos productos cuando la moda así lo dicta.


 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *