Indecencia Transgénica: Hija de perra + Perdida

Desde la profundidad de los pliegues anales, como emanación tóxica y maloliente que azota los sentidos, surgen estos ritmos sucios, desafinados y bailables, aptos para gustos torcidos e inclinaciones trastocadas. Una poco delicada musicalización de los más bajos instintos y hedores de la vida cotidiana, una poética de la inmundicia, un manifiesto criminalístico, venéreo y piojento; confesiones de un nutrido prontuario cachondo y delictual. Una delicia auditiva que instiga la masturbación y el sexo colectivo, el callejeo drogadicto y putero, la calentura ebria, el frenesí y por sobretodo el sobajeo.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *